Construcción de la carretera a El Ayote amenaza a dueños de pequeños negocios de El Camastro.

Por Marvin Miranda.
El Camastro-Chontales.
La construcción del tramo carretero El Camastro-El Ayote, podría dejar sin sus pequeños negocios a hombres y mujeres que están a la orilla de la vía. Por eso, le suplicaron a la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo Zambrana, no permita ese desalojo y oriente a los encargados de ejecutar la obra, desarrollar el proyecto sin ocasionar afectaciones a los lugareños.

Doña Luz Marina Mendoza, tiene 30 años de vivir en el poblado El Camastro, jurisdicción de Santo Domingo y para garantizarle el sustento a su familia, instaló una pequeña Comidería y el proyecto carretero la amenaza con dejarla sin trabajo. Medida que sería catastrófica para ella y su hijo que estudia veterinaria en Camoapa, quien se vería obligado abandonar la universidad.“Le suplico a la (vicepresidenta) que no permita el desalojo de nosotros los (afectados) por la construcción de la carretera que conduce a El Ayote”, dijo la señora Mendoza, al aclarar, que en ningún momento están en desacuerdo con el proyecto que les garantizará una movilización digna.

Previo a la entrega del sitio a la empresa ejecutora por parte del Ministro de Transporte e Infraestructura, ingenieros supuestamente del MTI les notificaron de forma verbal que tenían que abandonar el lugar, debido a que por donde están sus pequeños negocios pasará la nueva carretera.

José Salvador, es dueño de un billar en El Camastro y al igual que doña Luz Marina, pidió clemencia para evitar el desalojo y afirmó, que hay suficiente espacio para construir la carretera sin afectarlos, pero los personeros de la empresa responsable de desarrollar los trabajos, se rehúsan a aceptar la propuesta.

A los lugareños les han prometido los funcionarios de la empresa ganadora del proyecto la construcción de sus viviendas a los que tengan solares. Sin embargo, la suerte para los que no cuentan con un predio es incierta y eso, lo consideran como una violación a sus derechos humanos.

Deja un comentario