Católicos preparan la solemnidad de la última aparición de la Virgen al vidente Bernardo Martínez.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Punto Noticioso.Com
El Santuario Diocesano de la Virgen de Cuapa, se prepara nuevamente para recibir a devotos de la Madre de Dios, en un aniversario más de su última aparición al vidente Bernardo Martínez y entre el escenario propicio para que su mensaje de paz, cause eco ante el panorama poco alentador que aqueja a los nicaragüenses.

En mil 980, Nicaragua tenía las heridas abiertas producto de un conflicto armado y es cuando se producen las 5 apariciones en San Francisco de Cuapa, en aquel entonces un pequeño poblado; la última aparición ocurrió el 13 de octubre y según el presbítero Almer Moncada, rector del santuario, es el más categórico porque reúne partes de los primeros cuatro.

Además del rezo meditado del rosario, la práctica de los primeros sábados del mes y amarnos unos a otros, resaltan puntos vigentes en la actualidad: “Hagan la paz ustedes; no se contenten con pedirla. Si ustedes no la hacen, no habrá paz; platiquen entre ustedes; entiéndanse, y nunca vayan a la violencia. Nicaragua ha sufrido mucho, y seguirá sufriendo si ustedes no cambian”.

“La virgen reafirma el hecho que somos hermanos porque dice: no se aflijan, yo estoy con ustedes aunque no me vean. Una madre no olvida nunca a sus hijos; y entre hermanos no podemos estar divididos, yo estoy convencido que este mensaje de esperanza da pautas para cambiar el rumbo de este país”, añade el religioso.El sacerdote informó que para recordar ese mensaje, el sábado 12 la imagen saldrá en peregrinación de la parroquia hacia el santuario a las 6 de la tarde, posterior una vigilia que se extenderá hasta las 12 de la noche; el domingo 13 a las 10 de la mañana rezarán el rosario meditando las citas bíblicas (como ella lo encomendó) y a las 11 la eucaristía, presidida por Monseñor Carlos Enrique Herrera, quien fue párroco de Cuapa en los años 89 y 90.

Además de la asistencia de fieles de Masaya, León, Managua y del resto de Chontales; espera que al salir del santuario nos replanteemos el mensaje de la Virgen, que con amor nos alerta de las consecuencias de no tener a Jesús en nuestras vidas.

Deja un comentario