Instan a padres de familias inculcarles a sus hijos buenos hábitos alimenticios.

Por Mayra Mercedes Suárez.
Punto Noticioso.Com
El próximo miércoles 16 de octubre es Día Mundial de la Alimentación y aunque es una efeméride popular en los centros de estudio, su finalidad es concientizar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y, fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza.

En este sentido el doctor José Ramón Cruz, quien laboró para la Organización Panamericana de la Salud, dijo que esta fecha no debe solo quedarse en las escuelas, pues los niños adoptan los primeros hábitos alimentarios en los hogares y en general, la población joven y adulta está teniendo graves problemas con el tipo de comidas que ingiere y la misma seguridad alimentaria.

“El hecho que estamos olvidando nuestras raíces podría considerarse una causa, si los jóvenes no se están preocupando por la siembra de la tierra y todos estamos dejando en manos de industrias nuestra comida, es natural que los refrescos carbonatados hayan reemplazado el pinol, el pozol o los frescos naturales; como ya no se están criando las aves de corral vemos más fácil comprar pollo frito, por ejemplo”, expone.

Además de admitir que en muchos hogares es difícil tener pan sobre la mesa, dice que el verdadero problema radica en que no estamos conscientes que una mala alimentación desencadena una serie de padecimientos como la hipertensión arterial, diabetes (incluso en infantes) o sobre peso, uno de los más comunes problemas.

El doctor Cruz, más de cerca, vio como problema real la proliferación de comiderías cuya higiene o calidad es dudosa, por ejemplo en las famosos fritangas no sabemos si las carnes se prepara con aceite recalentado o quemado, lo mismo pasa con las sopas. Añade que es cierto que se necesitan mejores condiciones para una dieta balanceada, sin embargo el papel que nos corresponde no se está cumpliendo.

Según datos de la FAO, en todo el mundo las mujeres son las principales encargadas de la nutrición, la seguridad y calidad de los alimentos en la familia y en la comunidad; por lo tanto es hora de replantearnos las responsabilidades y que la efeméride no se quede en una celebración escolar.

Deja un comentario