Obispo de la Diócesis de Jinotega califica de vigente el mensaje de la Virgen de Cuapa.

Por Marvin Miranda.
Punto Noticioso.Com
El obispo de la Diócesis de Jinotega, monseñor Carlos Enrique Herrera Gutiérrez, destacó la vigencia del mensaje que nos dejó la Virgen con Bernardo Martínez y hasta el momento, no lo hemos puesto en práctica y por eso, “venimos retrocediendo, sustituyendo la paz por la violencia y ahora, vemos otra vez a las familias dividas”.

Herrera Gutiérrez, fue quien presidió la solemnidad de la última aparición de la reyna del cielo al vidente Bernardo Martínez y le reconoció su servicio dentro de la iglesia de San Francisco Cuapa. Asimismo habló, que a lo largo de las apariciones la Virgen María siempre prepara a la personas y luego, vienen las señales.

“En el caso de la Virgen de Fátima, antes de su manifestación a los pastorcitos se les apareció el Ángel de la Paz. A Bernardo primero se le iluminó una imagen de la Inmaculada Concepción de María en la capilla antigua de San Francisco de Cuapa y posterior, se le presenta la Virgen por primera vez el 8 de mayo de 1980”, recordó.

En esa última aparición, mencionó monseñor Carlos Enrique, la Virgen le dijo a Bernardo que estaba muy triste y lloró porque le dolía ver la dureza del corazón de algunas personas y le encargó orar por ellas. Posterior, la reyna del cielo se retiró y le informó al vidente “ya no me volverás a ver en este lugar”.

Otra recomendación que le dio la Virgen a Bernardo “Ámense, perdónense, hagan ustedes la paz y no se contenten con pedirla. Sí ustedes no la hacen no habrá paz, conversen, dialoguen, entiéndanse unos a otros, nada de violencia. Nicaragua ha sufrido mucho desde el terremoto y seguirá sufriendo si ustedes no cambian”.

De acuerdo a monseñor Herrera Gutiérrez, Nicaragua vive un contexto diferente al de los años ochenta y en esta oportunidad, hay violencia, migración, no hay libertad para la mayoría de la población, la situación económica es tétrica y el desempleo aflora cada día en nuestro país.

Deja un comentario