“Las agresiones contra las mujeres no cesan”.

Alberto Cabezas

“Al igual que en el resto del mundo, las agresiones contra las mujeres no cesan en Costa Rica, por el contrario, durante la pandemia entre mayores sean las restricciones de movimiento, por razones sanitarias, aumentan los factores de riesgo para que se den actos de violencia contra las mujeres” manifestó Jeannette Arias Meza, jefa de la Secretaría Técnica de Género y Acceso a la Justicia, y las fotos del Poder Judicial de Costa Rica.
Con Arias conversó el Periódico Punto Noticioso
Entrevista
¿las agresiones contra las mujeres cesan en Costa Rica? ¿Por qué?
Durante la pandemia las mujeres deben permanecer más tiempo en sus viviendas, aisladas de sus familiares, amistades y vecinos, quedando en mayor desprotección porque no cuenta con las mismas redes de apoyo.
Además, si su pareja es agresora va a tener un mayor control sobre la mujer, sobre sus movimientos, sus llamadas telefónicas.
Por eso los mecanismos tradicionales para poner denuncias no son tan efectivos, hacer una llamada puede ser peligroso porque la pueden escuchar y salir al Juzgado o a la Fiscalía también la puede poner en riesgo.
La restricción vehicular agrava la situación porque los medios de transporte no están tan disponibles y con ello se le dificulta aún más salir de su casa a pedir auxilio.

El golpe de la pandemia a la economía familiar también es un factor de riesgo adicional, ya de por sí el 70% de las personas en pobreza y pobreza extrema en el mundo son mujeres, niños y niñas; esta situación se agrava como efecto de la pandemia.
Al estar la mujer en mayor dependencia económica de su agresor, aguanta más situaciones de violencia para proteger a sus hijos e hijas.
¿no han logrado las leyes frenar la violencia en Costa Rica?

Ninguna ley ha logrado frenar los diferentes tipos de violencia, esto es así para nuestro país, al igual que en la mayoría de las sociedades a nivel mundial.
Las leyes lo que hacen es ir teniendo incidencia en un cambio cultural paulatino, pero ninguna erradica las manifestaciones de violencia.
Decimos que las leyes contra la violencia son indispensables, pero no son suficientes. Se requieren acciones de política pública articuladas y permanentes, además de procesos educativos que aceleren ese cambio cultural.
Las leyes son necesarias para cumplir con la obligación del Estado costarricense de «prevenir, investigar, sancionar y reparar» la violencia contra las mujeres.
¿ las mujeres con pocos recursos económicos son las más agredidas?
Las mujeres en condición de pobreza y pobreza extrema no son las más agredidas pero sí son las más vulnerables, eso se debe a que disponen de menores redes de apoyo, acceso a recursos de educación, salud física y psicológica, vivienda, etc. tienen un mayor vínculo de dependencia económica con el agresor y eso hace más difícil que puedan romper con el ciclo de violencia.
Esta situación se ve especialmente agravada cuando se unen varios factores de vulnerabilidad como étnia, edad, discapacidad, condición migratoria, entre otras. Son aún más vulnerables ante la violencia por contar con menos posibilidades de redes de apoyo, las mujeres indígenas, adultas mayores, migrantes , que además tienen mayores niveles de pobreza.
¿Las mujeres tienen que callar y preservar la familia?
La educación en el hogar, en la comunidad y hasta en los centros educativos con la visión tradicional de «Paco y Lola» , así como la cultura en general, han socializado a las mujeres para soportar la violencia de pareja, porque la sociedad ha depositado sobre los hombros de las mujeres la «responsabilidad de mantener a la familia unida». Pero ninguna mujer, ninguna persona, debe soportar que sus derechos más fundamentales sean irrespetados. Una de las labores más importantes que debemos desarrollar es hacerle ver a las mujeres y niñas que ante todo está su derecho a la vida, la salud y la dignidad. También es importante tener presente que los niñas y niñas que crecen en un hogar con violencia corren más peligro que en una familia separada.

Deja un comentario