“Por respeto a los dolientes no se debería realizar la fiesta de Juigalpa”, sugiere el evangelista Heberto Pérez.

Por Marvin Miranda.
Punto Noticioso.Com
El evangelista Heberto Pérez, expresó su desacuerdo con la celebración de la fiesta patronal de Juigalpa, porque todavía está vivo el dolor en las familias que han perdido a un ser querido por causa del coronavirus y no descarta, un rebrote una vez concluidas las actividades que incluyen corridas de toros, dianas, eventos culturales y alboradas.

“Hay mucho dolor en el pueblo. Todos sabemos que ha muerto (mucha) gente. Gente que nosotros conocíamos y sus familiares están de lutos, no lograron quizás darle las honras fúnebres que se merecían sus familiares y por respeto a ellos, no se debería desarrollar la fiesta de Juigalpa”, aconsejó el evangelista.

El también abogado Heberto Pérez, no deja de advertir de mayores problemas y dificultades que podrían generar las actividades que ya están programadas para los días 14, 15 y 16 de agosto. Eso provocará concentración de espectadores a los eventos de preferencia.

Las autoridades pretenden hacerle creer al alto porcentaje de la población de Juigalpa que está en desacuerdo con el desarrollo de la fiesta patronal que este año será virtual, sin embargo, fuentes vinculadas a la municipalidad han informado que se permitirá el ingreso de la población a la plaza taurina, siempre y cuando paguen la entrada.

Para este predicador, la fiesta de Juigalpa no favorece en nada a la ciudad, principalmente al comercio local que siempre es desplazado por los foráneos que se toman las calles céntricas de Juigalpa, pero según el alcalde, profesor Erwing de Castilla Urbina, este año no permitirán su ingreso.

Señala, que los casos de coronavirus en Juigalpa han descendido un poco, al igual que su letalidad. “Es cierto que ya bajó el nivel de contagio, eso no significa que la pandemia desapareció. El virus anda latente y hay personas que pueden ser afectadas, sobre todo los más adultos”, sostuvo.

Deja un comentario